Madera de Eucalipto, ideal para muebles exteriores

La madera de eucalipto es una madera de gran resistencia, se usa mayormente para  exteriores, pero también la utilizan en carpintería interior tiene mucho potencial de explotación.

Sobresale por su elevada densidad, dureza, buenas propiedades mecánicas, facilidad de curvado y resistencia al impacto.

Su durabilidad en contacto con el suelo es de 5 a 15 años y en exterior sin contacto con el suelo es de 15 a 40 años

Este árbol es también usado para repoblaciones dado su crecimiento relativamente rápido. Es fácilmente reconocible debido a las tiras que desprende su corteza.

Puede alcanzar de 60 a 130 metros de altura. Estos últimos son ejemplares de avanzada edad que han disfrutados de buenas condiciones y no han competido con otros ejemplares por tierra, agua o luz. Existen más de 700 clases de eucalipto, la mayoría australianas.

En la mayoría de ocasiones las plantaciones están enfocadas a obtener rendimientos muy altos. Se ha obtenido una madera con muy buenas prestaciones mecánicas,  aptas para la construcción.

Características de la Madera de Eucalipto

Color: El duramen es de color marrón pálido, casi amarillo. La albura de color claro o gris pálido.

Fibra: Entrelazada.

Grano: De medio a grueso.

Dureza y Densidad: Tiene una densidad aproximada de 820 kg/m3 al 12% de humedad,. Semipesada. Su dureza según el método Chaláis-Meudon es de 3,9, es decir, es una madera semi-dura.

Durabilidad: Moderadamente duradero. Puede usarse sin problemas al exterior, siempre y cuando se haya tratado correctamente.

Estabilidad Dimensional: Es una madera con importantes tensiones internas. Estas son mayores en los árboles jóvenes y se van relajando con el tiempo.

  • 0,7 % de Coeficiente de Contracción Volumétrico.

Trabajabilidad: Ofrece buenos resultados tanto frente a herramienta manual como mecánica.

  • Aserrado. Difícil debido a la tensión propia del árbol al crecer. Requiere sierras bien afiladas.

  • Secado. Complejo, pueden aparecer fendas y/o curvaturas. Se considera que la mejor forma de secar la madera de eucalipto es con tratamientos a base de vapor extremadamente cuidadosos, con temperaturas que no superen los 60º.

  • Cepillado. Sin dificultad.

  • Encolado. Fácil.

  • Clavado y Atornillado. Fácil, aunque es aconsejable realizar pretaladros, para evitar que se raje.

  • Acabado. Bueno

Para piezas de gran tamaño siempre es ideal encolar varias de tamaño más pequeño hasta conseguir la escuadría deseada. Se debe al riesgo de curvarse propio de la madera de eucalipto.

solicita tu cotización AQUÍ

Productos relacionados